Krypton Solid

Menos es (casi) definitivamente más: una introducción a la ley de Hick para diseñadores web

Menos es (casi) definitivamente más: una introducción a la ley de Hick para diseñadores web

La Ley de Hick describe cómo la cantidad de opciones que presenta a las personas afecta el tiempo que les toma responder. Esto tiene implicaciones importantes para el diseño de UX y UI, impulsando métricas importantes como el rebote, el compromiso y el tiempo promedio en la página.

Imagínese la emoción del público cuando, en 1951, William Edmund Hick (¿»Hickey» para sus amigos?) Y Ray (con una «a») Hyman publicaron una investigación sobre las respuestas de la gente a un montón de luces intermitentes. Estoy seguro de que nadie podría imaginar lo importante que sería este trabajo para la era de la información ya que, por supuesto, en ese momento, un banco de luces intermitentes era prácticamente el colmo de la sofisticación tecnológica.

Más exactamente conocido como el Ley de Hick-Hyman, su investigación extrae la conclusión (no realmente trascendental) de que cuantas más opciones tenga para elegir, más tiempo le llevará elegir; todavía estamos esperando ver qué pensaron sobre la humedad del agua.

De acuerdo.

De hecho, hay algunas implicaciones realmente importantes de esta ley. Toca disciplinas tan diversas como la Aviación, la Autodefensa y, por supuesto, el Diseño Web. Así es como funciona:

¿Qué es la ley de Hick?

En términos simples (ish), Hick y Hyman encontraron que, cuando a las personas se les presentan más opciones, el aumento en su tiempo de respuesta es logarítmico. Esto solo significa que, a medida que aumenta el número de opciones, el tiempo de respuesta aumenta a un ritmo decreciente. Al final, aumentar el número de opciones deja de marcar una gran diferencia.

Que no cunda el pánico, aquí hay una imagen:

Puede pensar en el eje horizontal como el número de elementos para elegir y el eje vertical como el tiempo. Observe que para 1 elemento, el tiempo de elección es 0. Agregar más opciones hace una gran diferencia al principio, pero mucho menos hacia el final.

Esta ley realmente solo se aplica a listas ordenadas y tiende a fallar a medida que las opciones se vuelven más complejas, como veremos.

En realidad, describe una especie de búsqueda binaria. Aquellos de ustedes que llegaron más lejos en ciencias de la computación que yo reconocerán que esto significa que la mitad de los elementos restantes se buscan a la vez. La mitad restante se subdivide, la mitad se busca y así sucesivamente. En términos humanos, es como reducir la búsqueda de, digamos, una mesa de buffet, al decidir si comenzará por la derecha o por la izquierda. Luego, habiendo elegido el lado correcto, decidiendo si comenzar con sopa o ensalada.

La ley se aplica igualmente al número de estímulos (por ejemplo, elementos del menú) y al número de respuestas. Entonces, un menú como este:

imagen2

llevará más tiempo procesar que un menú como este:

imagen3

Si no puede desglosar las opciones de manera lógica (porque la lista es aleatoria, por ejemplo), la búsqueda binaria no ayudará. Esto también es cierto en situaciones en las que está familiarizado con la interfaz o adivina (correctamente) de antemano qué opciones se le ofrecerán. Estas, entonces, son excepciones a la Ley de Hick.

Realmente no se aplica, por ejemplo, a la hora de decidir «cómo administrar su tiempo» …

imagen4

Elección de gestión del tiempo por Jean-Louis Zimmerman a través de Flickr.

Relevancia para el diseño web

Aquí hay una regla simple: cuanto más se demore en tomar una decisión, más fácil será no tomar ninguna decisión. ¡No seas ese diseñador! La mayoría de las veces, menos es más.

Hay cuatro métricas de rendimiento que se ven fuertemente afectadas por la ley de Hick:

  • Rebotar
  • Compromiso
  • Tiempo promedio en la página
  • Experiencia de usuario subjetiva

Si tiene su UX de frente, se dará cuenta, por supuesto, de que cada uno de estos afecta su tráfico, clasificación de búsqueda y, en última instancia, si se trata de un negocio rentable, los ingresos. Veamos cada uno a su vez:

Rebotar

El gran problema aquí es la sobrecarga de información. Si llega a una página de destino y ve algo como esto:

imagen5

Usted «podría» comenzar por tratar de tomar una decisión sobre a dónde ir a continuación, pero muy pronto simplemente, err … irá. Ésta es una buena razón por la que menos es más.

Compromiso

Los usuarios no quieren enfrentarse a decisiones difíciles o pasar mucho tiempo resolviendo cosas como el registro. Quieren llegar al contenido que buscan lo más rápido posible. Si su proceso de registro tiene este aspecto:

imagen6

Probablemente estaría mejor con algo como esto:

imagen7

Incluso si luego continúa pidiéndoles más información, puede hacerlo en pequeños trozos. Si no, corre el riesgo de perder gente a mitad de camino.

Tiempo promedio en la página

Esta es una situación en la que menos puede no ser más: cuantos más elementos tenga en la página o en un menú, como le dice la ley de Hick, más tiempo gastarán en ellos. La apuesta es que tener demasiados artículos corre el riesgo de un rebote.

Experiencia de usuario subjetiva

En muchos sentidos, lo que los usuarios dicen o sienten sobre su experiencia es más importante que cualquier métrica estricta. Tomemos la frustración, por ejemplo. Si nunca ha visto «User Inyerface» y / o nunca sintió frustración, pruébelo, es muy gracioso. Y tampoco.

Desde el punto de vista de la ley de Hick, User Inyerface ilustra tres cosas realmente importantes:

  • Si no puede encontrar una opción, no cuenta como una opción.
  • A menos que use un método consistente para identificar posibles opciones (un cambio de puntero del mouse o una etiqueta relevante, por ejemplo), ¡todo se convierte en una opción potencial!
  • La frustración es un poderoso impulsor para abandonar cualquier actividad, sin importar cuánto desee completarla.

Lo más probable es que pases un par de minutos en ese sitio (excelente para AToP y Bounce) pero nunca, nunca, vuelvas atrás.

Usos importantes de la ley de Hick

La ley de Hick es poderosa pero no se aplica en todas las situaciones. Como diseñador web, puede aprovechar estos dos hechos a su favor.

Agrupar elementos del menú juntos

El uso de títulos significativos: las categorías de productos, por ejemplo, convierten una elección masiva en muchas más pequeñas:

imagen8

Los tiempos de decisión serán más cortos y sus usuarios obtendrán una experiencia rápida y relajada.

Considere el contraste

Al utilizar colores, formas, tamaños y texturas contrastantes, puede indicar las opciones con mayor claridad. Además de una forma de agrupar opciones similares o importantes, utiliza la familiaridad para disminuir los tiempos de respuesta y mejorar la experiencia del usuario. Un buen ejemplo de esto es guiar a los usuarios hacia opciones «seguras» para ayudarlos a evitar resultados negativos.

Piense en las metas

Recuerde que el proceso de toma de decisiones siempre comienza con una meta. Comprenda los objetivos más probables de sus usuarios. Al ordenar y agrupar menús, piense en cómo los usuarios segmentarán sus opciones. WhatsApp, por ejemplo, ofrece 5 «Contactos frecuentes» antes de presentar una lista alfabética.

imagen9

Investigación y prueba

No lo dejes al azar. Descubra qué funciona para otros sitios y, lo que es más importante, para sus usuarios antes de publicarlo.

Excepciones a la ley de Hick

Las excepciones a la ley de Hick, además de las listas largas y desordenadas (que desea evitar a toda costa), involucran casos en los que existe familiaridad y los usuarios pueden adivinar lo que vendrá después.

Cumplen las expectativas

Hay convenciones claras para cosas como botones, enlaces, jerarquía de información e iconos estándar. Al adherirse a estas convenciones, permitirá que sus usuarios infrinjan la ley de Hick y ahorren tiempo en la toma de decisiones, incluso cuando haya muchas opciones.

No olvide a sus usuarios

Usted conoce muy bien su sitio o aplicación, por lo que, al probar su propio trabajo, su experiencia será mucho más fluida que la de ellos. Haga que otras personas lo prueben antes que el cliente.

Puntos clave

La ley de Hick significa que cuantas más opciones ofrezca a sus usuarios, más tiempo les llevará elegir una. En un contexto de diseño web, los tiempos de elección prolongados tienden a significar un mayor rebote, una menor participación y más frustración del usuario. Por eso, en general, menos es siempre más.

La ley se basa en la elección binaria, por lo que es importante segmentar las opciones que presenta y ordenarlas de forma clara, lógica y centrada en el usuario. Esto ayudará a dividir los menús grandes en «sub-opciones» más pequeñas. Puede encontrar formas creativas de hacer esto con elementos como el color, la forma y la textura.

En lo que respecta al tiempo promedio en la página, se debe lograr un equilibrio entre disminuir el tiempo de elección y mantener la atención. Sin embargo, de manera realista, la UX es más importante que las métricas.

Deja un comentario