Krypton Solid

8 maneras fáciles de arruinar la incorporación de usuarios

8 maneras fáciles de arruinar la incorporación de usuarios

Para comprender por qué la incorporación de usuarios es una herramienta tan indispensable, debemos sentir empatía por las personas que utilizan nuestros productos; todos venimos de diferentes orígenes y culturas, hacemos diferentes suposiciones y vemos el mundo de manera diferente.

La incorporación de usuarios ayuda a mitigar estas diferencias al hacer que la curva de aprendizaje de su producto sea menos empinada.

Sin embargo, las empresas suelen cometer errores desafortunados que dificultan la experiencia del usuario y provocan frustración. En el artículo de hoy, veremos ocho formas en que las empresas arruinan el proceso de incorporación de sus productos.

Vamos a sumergirnos, ¿de acuerdo?

1. Sin incorporación de usuarios en absoluto

Como parte del equipo que creó un producto, probablemente haya pasado cientos de horas repasando sus características y hasta el más mínimo detalle. Naturalmente, conoce el producto como la palma de su mano. El usuario no.

Naturalmente, conoce el producto como la palma de su mano. El usuario no

Podemos creer que la aplicación en la que hemos trabajado es sencilla y que la incorporación de usuarios probablemente sea excesiva, pero ese casi nunca es el caso. Guiar a nuestros usuarios a través de un producto ayudará con la retención, la conversión y su satisfacción general.

Sin embargo, hay casos muy raros en los que lata prescindir de la incorporación de usuarios, aquí hay algunos:

  • Su producto es demasiado sencillo para causar confusión;
  • Su producto tiene una estructura de fórmulas, similar a la de otros productos en su categoría, es decir, redes sociales o comercio electrónico;
  • Su producto se basa en gran medida en las pautas de diseño de Google o iOS con patrones de diseño comunes;
  • Su producto es demasiado complejo (empresarial o orientado al negocio); en tales casos, los usuarios necesitan una formación especial, en lugar de una simple incorporación;

2. Suponiendo que los usuarios «lo entienden»

Uno de los lemas vitales de UX que siempre debemos tener en cuenta es que «no somos nuestros usuarios». Al incorporarlos, siempre debemos asumir que están en el punto de partida. Debemos comunicarnos con ellos como si no tuvieran conocimiento previo de nuestro producto, su terminología y la forma en que funciona.

Proporcionar a los usuarios recién registrados información muy contextual probablemente los confundirá. Como resultado, esto hará que sus intentos de crear un proceso de incorporación útil sean inútiles.

3. Incorporación de usuarios en un único punto de contacto

es tentador pensar en qué características deberían incluirse en la incorporación, luego diseñarlas y codificarlas; esa es una muy mala idea

El principal problema con el punto anterior es que es demasiado contextual para nuevos usuarios. Sin embargo, no proporcionar un contexto completo también puede ser problemático. Esto se encuentra comúnmente en los procesos de incorporación que se centran en un solo punto de contacto y dejan fuera el resto del producto.

Al optar por informar a los usuarios sobre las características de nuestro producto, los obligamos a desviarse de su curso de acción «normal». Esto se produce a costa de la frustración del usuario.

Como pedimos a las personas que paguen este precio, es mejor proporcionarles información que también les ayude a navegar por todo el producto. Como resultado, esto disminuirá la cantidad de veces que tendremos que distraerlos de su flujo normal.

4. Obligar a los usuarios a realizar la incorporación

Anteriormente mencionamos que no debemos asumir que los usuarios tienen conocimientos previos sobre nuestros productos.

Se puede hacer el argumento opuesto: los usuarios experimentados no necesitan un proceso de incorporación básico. Lo más probable es que los frustre y no les proporcione ningún valor real. Además, obligar a los usuarios a pasar por este proceso probablemente llevará la frustración de incorporación a otro nivel.

Por eso es esencial que les permitamos omitir las partes que no encuentran útiles. De esta manera, abordaremos las lagunas de conocimiento de las personas que realmente lo quieren y lo necesitan.

5. Incorporación basada puramente en supuestos

Este es otro punto que está implícito en “no somos nuestros usuarios”. A menudo, es tentador hacer una lluvia de ideas sobre qué características deberían incluirse en la incorporación, luego diseñarlas y codificarlas; esa es una muy mala idea.

Esto es lo que todo diseñador debería hacer en su lugar:

  • Realice entrevistas a usuarios: Debería realizarlos antes de tener cualquier diseño; Las entrevistas con los usuarios lo ayudarán a seleccionar y priorizar las características en términos de su importancia, de modo que la incorporación se centre en las características que más importan.
  • Realice pruebas de usabilidad: Una vez que tenga una buena idea de las características que sus usuarios consideran más importantes, diseñe una incorporación que refleje eso; Una vez completado su diseño, asegúrese de realizar al menos 5 sesiones de prueba de usabilidad con los usuarios, para asegurarse de que su diseño funciona.

6. Permitir que los usuarios abandonen

Si bien no debemos obligar a las personas a realizar la incorporación, no significa que no debamos empujarlos en la dirección correcta.

encuentra ese punto dulce entre estar al frente de la mente y molestar

La gente elige no embarcar por muchas razones, pero mostrarles el lugar beneficiará a ambas partes. Por lo tanto, nunca está mal recordarles que siempre pueden reanudar la incorporación por correo electrónico o notificaciones automáticas (a menos que esté también molesto). Asegúrate de encontrar ese punto ideal entre estar al frente y ser molesto.

Del mismo modo, estos dos medios también son una excelente manera de entregar información valiosa.

Aquí está un gran ejemplo de un correo electrónico de incorporación de InVision:

Y aquí hay una notificación inteligente de TripPlanner:

Notificación de TripPlanner

Fuente: clevertap.com

7. Pedir demasiada información

Siempre debemos tener en cuenta el hecho de que el portavoz del producto debe actuar como guía durante la incorporación. Su objetivo desde el principio es generar confianza.

Podemos pedir pequeños favores cuando hemos construido una relación sólida y duradera.

No solo es improductivo pedir demasiada información desde el principio, sino que también socavar la confianza que el usuario ya nos dio.

Es mejor abstenerse de pedir a los usuarios recién registrados la información de su tarjeta de crédito. Casi el 100% de las empresas se preocupan por las ganancias, y no hay vergüenza en ello. Sin embargo, las empresas más exitosas de la actualidad ganan dinero proporcionando valor a los usuarios. Por lo tanto, es mejor estimular a los usuarios para que compartan sus datos financieros de formas más sutiles mientras se enfocan en experiencia del cliente.

Lo mismo puede decirse de someter a las personas que utilizan su servicio a extensos cuestionarios. En los primeros pasos de nuestra interacción, se trata de dar y ganar confianza. Podemos pedir pequeños favores cuando hemos construido una relación sólida y duradera.

8. Incorporación por el bien de la incorporación

Si bien hay docenas de razones por las que debe guiar a sus usuarios a través de su producto, debe hacerse bien. Un proceso de incorporación inútil que no proporciona valor a los usuarios es más frustrante que la falta de él.

La incorporación puede ser un poco frustrante a veces. La incorporación inútil simplemente llamará la atención. Ralentizará a los usuarios y los desconectará, que es exactamente lo contrario de lo que queremos.

Conclusión

El proceso de presentar su producto a sus usuarios es uno de los factores que definirá su éxito.

Un aspecto crítico de la incorporación de usuarios que siempre debemos tener en cuenta es el valor. ¿Es valioso para ellos este desvío del curso de acción habitual de nuestros usuarios? ¿Mejorará esto su experiencia con el producto?

La incorporación exige una confección cuidadosa y continua. Una vez perfeccionado, este proceso lo ayudará a ganarse el corazón de los nuevos usuarios y lo ayudará a generar lealtad a la marca.

Foto principal vía Unsplash.

Deja un comentario